Sunday, July 30, 2006

Kick the heels into the Brooklyn dirt

Despues del dress rehearsal del otro dia -aunque estaba undressed para ser fiel a los hechos-, me decidi: hoy salgo con tacos. Y te lo digo, esto pasa tan, pero tan esporadicamente que es realmente un espectaculo para alquilar balcones, mira. Y encima estos no son unos tacos cualquiera. Son *los* tacos, altos altos altos, hiper sixties, tan divinos que los compre aun sabiendo que los iba a usar una noche cada miles de noches. Pero cada vez que llega *la* noche de *los* zapatos es como que wow que flash ver el mundo desde aca, y mis piernas se ven tan largas, tan flacas. Como no amarlos? Ahora claro, desde que te miras al espejo en el momento que estas por salir de tu casa hasta el final de la noche todo ira parejamente cuesta abajo: empezara con una leve molestia en el talon, despues en la planta del pie, de repente un dolor punzante, especificamente en el arco y finalmente cada uno de los dedos y cada una de las ampollas. Onda, como te lo grafico: salis copadisima creyendote mil, volves arrastrando los pies y jurando que si tuvieras un solo deseo en ese momento chasquearias los dedos o fruncirias la nariz o agitarias un poco una varita o en su defecto las manos para que de golpe click, se conviertan en pantuflas. O, mejor aun, si tuvieras un solo deseo volverias al momento en el cual estabas probandotelos en el negocio y decidirias con mejor criterio. Es que lo se, porque en teoria te lo juro que entiendo que solamente tengo que acercarme a ese otro estante que tiene zapatos torpe-proof y entregarme a mi condicion de metroymedioplus. Pero estaban ahi, tan lindos. Y los tuve que llevar.
Ahora, borracha, despues de una noche de muchos pasos, acostada en el sillon, con los zapatos tirados en la entrada (me los saque mientras abria la puerta, o quizas un microsegundo despues) escribo para critcar a todos los hijos de puta que impusieron esto de los tacos y nos dejan a las petisitas torpes mas petisitas aun. O putear quizas al maldito gen que me falto para poder caminar esplendida o al menos de manera normal o aunque sea digna como tantas otras chicas que compran y usan sus zapatos on a regular basis. Para mi en el fondo es todo culpa de mi mama, que no me quiso comprar los taquitos plasticos rosa fluo porque le parecian una mierda como juguete o creia que el material era toxico o que iba a ejercer una contrafuerza anulando a los inmundos zapatos otropedicos que me hicieron padecer, pero claro, ahora quien sabe.

9 Comments:

Blogger Agustín said...

No, no. Pero lo que todo el mundo quiere sabes es si ligaste algo con esos zapatos.

:D

2:55 PM  
Blogger Agustín said...

*saber

2:56 PM  
Blogger uruguaya said...

jajajaja...morí de risa...te juro...
yo mido 1,59, y amo la comodidad, y ya asumí que por más que me agregue 8 kilos, uso todo chatito, chatito. Tacos solamente si voy en auto y vengo en auto, cosa de no caminar más de media cuadra, ponele, arriba de esas alturas.

10:46 PM  
Blogger Conz said...

volvi!
cuando pueda te relleneo los vacios para q entiendas lo del novio jeje

8:25 AM  
Blogger Nanda said...

Pufff y todo eso en plena curda!! yo en ese estado lo más que hago es llegar a casa, quitarme las pulseras y te digo, a cama con todo y ropa....

9:43 AM  
Blogger Uralita said...

agustin: ampollas!

uruguaya: ja, igual. Petisas pero 100% comodas.

conz: dale que me perdi!!!

nanda: viste? borrachera de alto rendimiento.

3:38 PM  
Blogger Agustín said...

Jajajaja!
Esos pies necesitan masajes...
Pies... ñammmm (babeando como Homero).
Y bueno, sí, tengo fetiche con los pies.

:D

10:41 AM  
Anonymous Anonymous said...

Igual, quedan bellísimas con esos tacos altos, no dejes de usarlos
besos
Mariano

10:32 AM  
Anonymous Anonymous said...

That's a great story. Waiting for more. »

7:29 AM  

Post a Comment

<< Home