Sunday, May 06, 2007

Optimistic, shall we say?

Obvio que esta escrito que yo no puedo llegar a tiempo a ninguna parte. Porque te juro que cuando algo lo amerita yo me esmero, pero por algun motivo las leyes del universo nunca fallan a mi favor. Babysitting for a three month old baby, si esto no es un compromiso, que es (que es?). Sali de mi casa mas que puntual, pero obvio, el subte se quedo trabado 15 minutos. 15 minutos en el L train hasta que avisan que los 15 seran 30 0 45 o quien sabe cuantos. O sea que salgo, camino 10 minutos hasta Union Square y tomo el tren con el que deberia haber combinado. Claro que, como estoy llegando justisimo pero todavia a tiempo, el tren se toma unos buenos 10-15 en llegar. Yo te juro que esto es verdad. Yo soy la que le decia al profesor "se me rompio la impresora", y era verdad. A mi se me rompia la impresora antes de las entregas, una cosa de locos. Retomando: pero claro, que le vas a hacer, si esta escrito que vas a llegar tarde a todos los eventos de tu vida, mejor no correr,no? Decidi que ya no salgo con extra anticipacion a ningun lado porque igual no sirve. Mejor salir justo, que igual llego a la misma hora y hasta quizas antes y todo.
El tema de pasar cuatro horas con una hermosa y genial bebita de tres meses merece un post aparte. Ahora, como no siempre se tiene lo que se merece, quizas jamas lo escriba. Pero el "quizas no" contempla , naturalmente, la posibilidad de que tambien "quizas si".
Salgo del super posh apartment con vista al Central Park, con algo de plata en mi billetera que hace dias no porta mas que una cedula de identidad y un unlimited metro card, freno en un puesto y me como un pedazo de pizza con una coca y luego me dirijo a lo de R. La escena es conocida: llego y me encuentro a R y a D jugando al FIFA, tomando whisky y abrazandose ante cada jugada como si de verdad estuvieran participando de la copa del mundo. Porque a ellos les gusta jugar juntos contra el playstation, entonces los abrazos y los gritos son una cosa medio bizarra pero por demas enternecedora.
Agarro hielos, me sirvo un trago y me siento a escribir estas palabras. De fondo el relato de un falso partido Inglaterra-Italia con acento ingles, el ruido de los controles y botones mezclandose con el de vasos que se apoyan y se despegan de la mesita del living y dos hombres-ninios festejando cada gol.
Yo tomo mientras les digo que es el ultimo, que tenemos que irnos a la despedida de I, y me dicen que bueno, que uno mas y vamos.
Son casi las 2 de la maniana y siento que todavia no tengo ni idea lo que nos depara la noche. Que venga lo que venga, pues, porque para ciertas cosas, tambien puedo ser una persona de fe.

4 Comments:

Blogger PSP said...

Me pasa exactamente lo mismo que a vos, pero al reves. Aunque quiera, aunque haga todo mas lento, me de un baño de inmersion, atienda un llamado justo cuando estaba por salir,frene en los semaforos cuando se pone la luz amarilla, pare a comprar algo en un kiosko, me agarre justo la salida de un colegio, aunque lo intente una y otra vez, siempre, pero siempre llego puntual.
Y por supuesto soy la que espera a la gente como vos...
Cuando esta escrito, esta escrito.

6:44 PM  
Blogger mer said...

Está probado que el L train no sirve los días de semana. No sé qué es, pero es así. Yo una vez casi pierdo un avión.

10:00 PM  
Blogger No more to say than this.. said...

Uralita, encantadora. Eso es lo bonito de la fe, que uno elige a quién le cree.

9:12 AM  
Blogger Uralita said...

psp: hay que entregarse al destino, pues.

mer: ultimamente funciona bien... se caga los fines de semana, nomas. Pero mejoro con respecto al anio pasado.... y eso es lo gracioso, se rompe justo el dia que yo necesito llegar a tiempo a un lugar, te das cuenta?

no more to say than this: ay, muchas gracias! es cierto, eso es lo bonito de la fe.

4:35 PM  

Post a Comment

<< Home