Monday, October 22, 2007

Dias asi


Nos tomamos un tren y un rato despues estabamos rodeados de arboles. Hicimos un picnic en el bosque con sandwiches y frutas que habiamos llevado en la mochila. Fuimos a un museo hermosisimo, rompecabezas mal, absolutamente alucinante. El pobre de R me seguia por todas las salas y se reia de mis caras, mis ojos enormes como dos globos, abiertos para absorber tanta belleza. El arte me acelera, me acelera en el mejor de los sentidos. Me flashea la mente de ciertas personas, que geniales los procesos de algunos humanos. Agarro mi cuaderno y escribo furiosamente, desprolija, casi en codigo, tratando de poner veinte palabras por trazo para que no se me escape ninguna idea. Mi cabeza vuela y yo no puedo explicar la satisfaccion que me producen esos momentos. Son como chispazos, chispazos de inspiracion, olas de energia creativa y de ganas de llenar el mundo de cosas hermosas y brillantes. A la salida me quiero llevar cuatroscientos setenta libros, pero finalmente me decido por tres: uno de arte conceptual, uno de minimalismo, y uno de Robert Ryman. Felicidad plena.
Salimos del museo y caminamos hacia las montañas. Todavia hay sol y nos agarran ganas de escalar. En el camino hasta ahi notamos que la gente nos saluda por la calle. Nos copamos con la onda y empezamos a saludar a todo el mundo. Vida de pueblo. Banderas yanquis en las entradas de las casas, calabazas de halloween en todos los front porches. Esta buenisimo salir un rato de la ciudad y sentirnos de viaje. Cielo azul, aire puro, miles de arboles, chicos jugando a la pelota o andando en bicicleta por la calle (en los tres años que llevo aca jamas vi a un chico en bicicleta. Pensandolo bien, no veo demasiados chicos, bicicleta o no bicicleta). Finalmente llegamos al pie de la montaña a eso de las 5 de la tarde. Era medio arriesgado subir, porque el sol baja temprano y no teniamos linternas. Si hay algo que definitivamente no esta bueno es quedarse atrapado en el bosque a la noche. Decidimos subir igual. Empezamos a caminar y a los dos pasos nos dimos cuenta de lo sabia que habia sido la decision: nos encontramos solos, rodeados de arboles, con rayos de luz que entraban de costado por entre los troncos, ardillas, un par de ciervos, miles de pajaros. Llegamos hasta una roca bastante arriba, nos sentamos a respirar y volar un rato. Viaje mental, respiracion profunda, conexion zarpada. Esa sensacion que te agarra cuando estas haciendo algo totalmente fuera de lo comun y por un instante te sentis absolutamente poderosa, poderosa con respecto a tu propia vida, responsable de como pasan tus dias y donde elegis estar, como, con quien. Y si, ya se que no se puede estar todos los dias del año mirando el atardecer en una roca en medio de un bosque en lo alto de una montaña junto a la persona que amas, pero tratando de hacer una lectura menos literal del asunto, la idea esta buena. Siempre se puede estar mejor. Ese es mi mantra.
De repente nos damos cuenta de que el sol esta empezando a ponerse a los pedos y nosotros estamos re locos en la punta de una montaña. Bajamos corriendo, saltando piedras, riendonos, resbalandonos con las hojas secas, sin decir una palabra de lo tarde que se esta haciendo y confiando en que todo va a salir bien, tratando de bajar mas rapido que el sol y amando la sensacion de aventura que implica saber que existe la posibilidad de que todo salga como el orto. Claro que, como en toda buena historia, llegamos al pie de la montaña cuando se apagaba el ultimo rayo de luz y corrimos como 10 minutos sobre el asfalto hasta la estacion, adonde llegamos justo a tiempo para tomar el tren. Nos subimos, nos dimos un beso, nos reimos, compartimos una manzana verde, apoye la cabeza en su hombro y nos dormirmos hasta llegar a Manhattan.

10 Comments:

Blogger efra said...

Síndrome de Sthendal a full, parece.

5:33 PM  
Blogger Luciano said...

Me hizo acordar a un pelicula de un tipo que se hace pasar por terapeuta en un pueblo muy pequeño. Y claro, es trucho, pero trabaja muy bien y no entiendo bien porque, pero el pueblo er asi, habia una colina y una linterna de esas que van en la cabeza.

7:14 PM  
Blogger m. said...

Se me escapó un lagrimón. Qué plenitud!

9:25 PM  
Blogger Maggie (in Spain) said...

qué buen domingo.

5:34 AM  
Anonymous Anonymous said...

qué día fantástico tuvieron!
Luciano habla de Mumford.
besos,
Ana.

8:26 AM  
Blogger Julián said...

tal cual

plenitud

10:38 AM  
Blogger venusina said...

Quiero hacer un picnic!!! Aunque hay probabilidades de precipitaciones para este finde. En fin, que sigas así Ura.
Saludos.

11:20 AM  
Blogger N- said...

los ciervos fueron mi parte favorita del relato
che, quiero bosques
no quiere hallowen pumpkins

11:49 PM  
Blogger Uralita said...

efra, me mato lo del sindrome de stendhal! buenisimo.

saludos a todos.

9:23 PM  
Blogger Rochies said...

OJO CON PERDER ESE NUEVO CUADERNITO EN ESTA NUEVA MOCHILA, EH!??!?! ADORE SU "DIA DE DOMINGO".

3:29 PM  

Post a Comment

<< Home