Thursday, August 06, 2009

Walk on


Harry Goldenblatt: [talking about his mother's insistence that he marry a Jewish woman] Keeping tradition alive is very important to her. She lost family in the Holocaust.
Charlotte York: [makes a face]
Harry Goldenblatt: What?
Charlotte York: Well, now I can't say anything because you've brought up... the Holocaust.


Toda la vida luche con mi madre por el tema calzado: siempre le parecia que mis zapatos estaban muy sucios, muy rotos, muy viejos. Que los cordones de mis zapatillas estaban grises o deshilachados, que la suela estaba casi despegada por completo , o que los garabatos en liquid paper o birome en realidad no quedaban demasiado bien. No, mi madre definitivamente no era amante del shoe-graffitti. Y yo, aparentemente, no era amante de nada que fuera demasiado limpio o prolijo.
En fin, se puede decir que con el correr de los anios he mejorado, pero cuando encuentro un par de zapatos que amo, bueno, los amo con pasion desmedida. Una simbiosis absoluta. He caminado con zapatos-suela-hojadecalcar, y he discutido hasta el cansancio con cualquiera que haya osado senialar que mis zapatos estaban "un poquito viejos" o que llegado el mes de mi cumpleanios me haya preguntado "y vos, cuanto calzas?".

Las chatitas marrones fueron mi par comodin durante anios. Yo soy muy onda chatita, necesito zapatos de ninia buena para poder ser una ninia mala que puede correr cuando hay que correr y puede ir en puntitas cuando hay que ir en puntitas. La comodidad trae aparejada la onda, esa es mi premisa. Cuando estoy incomoda tengo menos onda que un renglon, me pongo chinchuda, no puedo bailar como me gusta, me irrito si hay barro o agua o nieve y me siento como si tuviera un palo en el culo. Por eso, no entiendo como alguien puede estar incomodo por eleccion. Y no soy anti-tacos: quien pudiera caminar como un ser humano normal sobre esos tacos! Bien por las que pueden. Mal por las que no, e insisten a fuerza de ampollas inmundas. Incomoda la paso mal. Y cuando estoy comoda... bueno, eso. Comoda por fuera, comoda por dentro, zapatitos numero 34, pequenitos pero todo terreno.

En fin, las chatitas marrones. Las use con todo, a morir. Hasta que murieron. Bah, eso creo, eso me decian todos, y yo estaba en la mas rotunda negacion. Pobrecitas las hice caminar y bailar y correr en un estado calamitoso. Pero mientras al menos el 25% del zapato estuviera conectado con la suela, a mi no me hagas enterrar a nadie.

Como se ve: no habia forma de hacerme tirar esos zapatos.

Hasta que un dia llego el diplomatico de R y me dijo: pero nena tira esta mierda a la basura, parecen del holocausto.

Hijo de puta. Lo putie un poco mientras los volvi a guardar en el placard.

Ahora: la imagen siniestra de la pila de zapatos no se me fue mas de la cabeza.

No los use mas.





Las chatitas marrones han pasado a mejor vida.



Labels:

14 Comments:

Blogger Maggie said...

me han dicho muchas barbaridades por usar calzado hecho polvo (mis chatitas negras tenían un agujero en la suela y otro en el talón; las doradas, descosida la parte de atrás, sólo se mantenían armadas por la cinta del borde, en frágil equilibrio), pero lo del holocausto es un golpe bajo.

y sí, una no puede enfrentar alegremente la vida con dolor de pies. esa es la máxima de la linyera culauiera!

beso,

3:16 AM  
Blogger uruguaya said...

jaaa, están nechas mierda, mal!!
a mí mis amigas una vez me tiraron por la ventana un par de alpargatas...y mirá que alpargatas, que es obvio que las usás de entre casa y amerita que estén hechas carozo.
mi marido me tiró un par de ojotas y sí, también soy antitacos, cosa medio difícil de sostener en mi anterior vida corporativa. Y te juro que cada vez que pienso que si tengo que volver sería un bajón, lo primero que se me viene a la cabeza es el bajón de perder mi libertad zapateril.

6:33 AM  
Blogger Ana Wu said...

This comment has been removed by the author.

9:33 AM  
Blogger Ana Wu said...

Arte, arte... Me hace acordar al cuadro ese Zapatos viejos de Van Gogh. A mí me pasa igual y además no guardo los zapatos en cajas sino todos apilados uno arriba de otro en una montaña.

9:34 AM  
Blogger Marie said...

yo la comodidad no la cambio por nada, en mi vida anterior tb tuve que usar tacos y, si bien me parecen muy lindos y estilizan y bla bla bla, son una tortura
el dolor de pies se lee en la cara

ahora, un buen método para determinar cuándo hay que tirar algo es ese, sacarle una foto
la foto muestra la realidad mucho más crudamente que el ojo

12:36 PM  
Anonymous Anonymous said...

Solamente un israelí es capaz de meter el holocausto así de casualmente en una conversación.
Y la cita de dónde es? Mmm... Philip Roth?

12:38 PM  
Blogger Yem...i said...

Las veces que me habré caido por las tiritas de mis chatitas que se rompian... no las quería dejar ir así que con la engrampadora las arreglaba. Hoy las tiritas se han ido (amén) y en su lugar hay telas, por que renacieron las viejas chatitas!

1:04 PM  
Blogger [ Jë ] said...

Te las estigmatizo (?), lo del holocausto fue muy fuerte

1:52 PM  
Blogger Blue said...

Sos lo más. Sabelo, lo más.
Y esa descripción de "necesitar zapatos de niña buena para ser niña mala" me alucinó.

7:58 PM  
Anonymous Montse said...

Las pobres necesitaban un descanso YA.
Yo antes me sacrificaba, pero ahora me es imposible ponerme cualquier zapato con el que no esté totalmente cómoda.
Tube unas sandalias de esas que la suela lleva una cámara de aire que al pisar parece que lo haces en una nube, y no sabes la de temporadas que las usé. Hasta que me dió verguenza y las tiré.

1:10 AM  
Blogger laura said...

tiene vida, tiene historia, no los uses, pero no los tires. hacelos arte, algo se te va a ocurrir.

lo que representan las chatitas y los tacos da para una tesis psicológica no?

8:35 AM  
Blogger GC es un grande said...

juaaaaaaaaaaaaa a mi me pasa lo mismo con mi marido! tiene sus topper que parecen de un homeless...y no las quiere tirar...

7:06 PM  
Blogger AlterHugo said...

a mi me tiraban las topper, y las iba a recuperar al tacho!!!!

(w)

1:23 PM  
Blogger perez said...

Hermoso post, hermose epígrafe pero por sobre todo ¡hermosas chatitas! Descansen en paz.

7:06 PM  

Post a Comment

<< Home