Saturday, October 17, 2009

The lives of others

Alguien en mi edificio, o en algun edificio vecino, llora desconsoladamente hace 15 minutos. No identifico exactamente de donde viene, pero lo escucho como si estuviera en el living de mi casa.

Es un llanto femenino, y de dolor. Me suena a uno de esos llantos desgarradores, en donde apenas podes respirar, de esos en los cuales se te tensan todos los musculos de la cara y la saliva se mezcla con el gusto salado de las lagrimas. Me imagino que esta sola, porque llora sin decir una palabra. Era un llanto contenido, porque escuche una puerta que se cerraba e inmediatamente despues empezo con toda la fuerza, como si hubiera estado esperando ese instante de soledad para estallar.

Me pregunto si se habra peleado con alguien, si habra terminado una relacion, si la habran despedido del trabajo, si se habra enterado de la muerte de un ser querido, si habra descubierto algo que le movio todos sus esquemas, si habra perdido a su mascota, si la habran asaltado en la calle. Me pregunto si tendra algun motivo concreto o si llorara simplemente por necesidad de descargarse, por malestar generalizado, tristeza, soledad, miedo o vacio existencial.


Silencio. Para de llorar por unos pocos minutos, y vuelve a empezar con fuerza.



Me provoca una angustia tremenda.

4 Comments:

Blogger Blue said...

Siempre me gustó pensar en la multiplicidad de estados de ánimo que encierra un edificio. No sé, mientras uno festeja su cumpleaños otro puede estar llorando con la misma angustia que vos describís...

9:12 PM  
Blogger Ronnie said...

A veces paso, nunca comento, pero no quería dejar de comentar esta vez qué bien que describiste la imagen, las sensaciones, la sucesión de situacioenes...

Logré sentir ese llanto, y la angustia que transmitís.

Me gustó mucho la fuerza de este post (no la situación, obvio!!!!)

Saludos!

12:16 AM  
Blogger Emerre said...

No pensaste en tocar timbre en los edificios a ver quién era??
Yo hace poco vi a una mujer llorando en el ómnibus, bus o colectivo. Quedabamos sólo 3 personas. Me puse a hacer un barco de papel con el boleto, como para ver si le podía alegrar el día, pero se me rompió y me sentí un inútil. Enseguida me tuve que bajar porque entraba a trabajar, pero me arrepentí, porque renuncié a las dos semanas.

12:52 PM  
Blogger Uralita said...

blue: tal cual! yo soy una niña suburbana, criada en una casa.... las interacciones que devienen de la vida en edificio me tienen alucinada. Sonara medio boludo, pero es verdad: hay experiencias que jamas habia tenido por no compartir pared, piso/techo, pasillo, basura, y puerta de entrada con otros. Lo que decis esta buenisimo y es muy cierto: cuantas vidas y estados encierra una estructura de cemento!

ronnie: gracias! saludos a vos.

emerre: no se, me pareceria un poquito invasivo entrar a tocar timbres, especialmente porque me dio la sensacion de que esa mujer esta deseando el momento de cerrar su puerta y estar sola para poder llorar. Igual, noble tu intencion y bonita tu historia- quien sabe, quizas le alegrabas el dia, aunque quizas tambien te mandaba a freir churros y fue mejor asi.

6:39 PM  

Post a Comment

<< Home